Translate

Liberalismo Keynesiano

Los liberales de inicios del siglo XX se basaban en la idea de que la intervención estatal debería de ser mínima, debía d existir autonomía y libertad al mismo tiempo, sin embargo, con la crisis financiera  que estallaría en el 1929, la teoría económica  que dominaba no era capaz de explicar los motivos ni mucho menos de dar una solución a los problemas económicos que estaba afectando al sistema capitalista mediante las adecuadas políticas públicas para reactivar la producción y a su vez el empleo. 

Pero, John Maynard Keynes es quién daría respuestas y soluciones  a la situación que se vivía en aquella época:

…encabezó una revolución del pensamiento económico que descalificó la idea entonces vigente de que el libre mercado automáticamente generaría pleno empleo, es decir, que toda persona que buscara trabajo lo obtendría en tanto y en cuanto los trabajadores flexibilizaran sus demandas salariales. El principal postulado de la teoría de Keynes es que la demanda agregada —la sumatoria del gasto de los hogares, las empresas y el gobierno— es el motor más importante de una economía. (Jahan, Saber Mahmud, & Papageorgiou, 2014, pág. 53).

Es decir, las teorías generadas por Keynes rompieron con la abstención de la gobierno en la marcha de la economía, demostrando que la intervención pública fue capaz de cambiar el ciclo económico. En tiempos de ciclo bajo, el estado alentó a la economía estimulando la capacidad de compra, logrando crecimiento económico y, por lo tanto, la creación de empleo. Cuando el ciclo era alto, reducción de la inflación al enfriar la economía, reduciendo la el crecimiento, retirar el dinero de la circulación y aumento del desempleo. (Haiman, s.f.).

Keynes
La teoría económica y política de Keynes
En fin, podemos decir que las ideas promovidas por Keynes fueron innovadoras, debido que eran un conjunto de argumentos bien estudiados, pero sobre todo  afirmaban y demostraban una salida distinta a la que proponía la escuela tradicionista “que tiende normalmente hacia el desempleo y no al pleno empleo” (Rivera, s.f., pág. 156). Mientras que Keynes sostenía mediante su principio de la demanda efectiva que  la propia inversión era capaz de generar  su propio financiamiento. “La propensión marginal al consumo, la demanda de inversión ajusta el nivel de ingreso y de empleo hasta generar la cantidad de ahorro que iguala al nivel de inversión” (Rivera, s.f., pág. 156).

La teoría económica y política de Keynes dominó después de la segunda Guerra Mundial hasta la década de 1970, cuando en muchas economías avanzadas hubo inflación y crecimiento lento, por lo que comenzó a perder su popularidad que  obtuve  por la crisis de 1929 al no ser capaz de dar respuestas de políticas a la estanflación.

Críticos e intelectuales argumentaban  que los gobiernos tenían poca capacidad de regular el ciclo económico con la política fiscal. Debido que la política monetaria expansiva daría como resultado inflación generándose un debate entre  estos y los keynesianos, sin embargo para mediados  y finales de 1970  la nueva escuela clásica afirmaba  que los “responsables de las políticas públicas son ineficaces porque los participantes individuales del mercado pueden prever los cambios de una política y actuar anticipadamente para contrarrestarlos”. (Jahan, Saber Mahmud, & Papageorgiou, 2014, pág. 54).

Por otra parte, diversos pensadores afirman que el pensamiento de Keynes sigue vigente debido que sus pensamientos han sido adaptados a los sistemas políticos y económicos de los países de América  Latina:

   a)    La promoción del empleo a través de la inversión pública. 
    b) Las leyes antimonopolio para promover la libre competencia.
     c) La separación de la banca y la bolsa para evitar grandes depresiones económicas.
    d) La participación activa del Fisco para redistribuir la riqueza con impuestos progresivos.
    e) La participación activa del banco central para evitar el alza continua de las tasas de interés.
   f) La instauración de un seguro de desempleo para evitar la confrontación de los factores de la producción (capital y trabajo) y mantener el consumo en niveles mínimos.
   g)    Apoyar el consumo que incentive la producción.
  h)    La creación de una moneda de cuenta internacional que evitara guerras monetarias a través de un Banco Central Internacional con amplia liquidez. 
  I) Impulso al denominado Estado Benefactor, a través de políticas gubernamentales para crear un ambiente más sano de crecimiento económico. (Ramón Jiménez, 2001, págs. 4-5).

Entradas populares

DOS GRANDES PROFESORES DE ILIATENCO

SANTO TOMAS DE AQUINO: VÍNCULO EXISTE ENTRE EL CUERPO Y LA COMUNIDAD EN EL ESTADO TRINITARIO MEDIEVAL

CARL SCHMITT: ¿HASTA DÓNDE EL DICTADOR TIENE DERECHO A SU CARGO?

Testamento